La Filosofía del Emigrante: ¿para qué me fui a otro país?

La Filosofía del Emigrante: ¿para qué me fui a otro país?

diciembre 4, 2017 Reflexión 0

Todo aquél que ha decidido emigrar a otro país, sabe bien que no es un paso fácil de dar. Para el venezolano sobran las razones para querer dejar su tierra, y es exactamente la misma situación y condición de vida, lo que nos impulsa a vencer el miedo. Al final, termina asustando más quedarse, que irse y empezar de cero. El simple hecho de no poder satisfacer, ni siquiera, las necesidades más básicas, hace que emigrar se convierta en «la gran salvación». Pero, ¿ese debería ser nuestro único propósito al momento de decidir dejar Venezuela?


bandera venezuela emigrarY sí, voy a hablar específicamente del caso de mi país, ya que es mi experiencia, pero lo que diré puede adaptarse a cualquier caso de emigración, sobre todo si tu razón principal para dar un paso así, es que estás huyendo de algo.

En este caso, el venezolano huye de un entorno que se ha vuelto cada vez más insostenible: escasez de comida y medicamentos, inseguridad, una inflación que parece no tener fin, un sueldo que no alcanza para nada y pare de contar. Sí, lamentablemente, esa es la situación actual de mi hermosa Venezuela, y todo eso nos impulsa (para no decir «obliga») a abandonar nuestro país. Al final, huimos, y es algo que cada vez tiene mayor justificación.

Y es de esa forma que llegamos a otro país, con la esperanza de una vida mejor, donde no tengamos que hacer colas inmensas para comprar un paquete de harina pan y más nada.  Nuestra primera gran sorpresa cuando entramos a un mercado, es que lo vemos lleno de productos de todo tipo, y a precios accesibles. Sé que más de un venezolano ha llorado emocionado y, al mismo tiempo, triste porque eso ya no lo conseguía en su país. En ese momento, puede dar su primera misión por cumplida: tendrá para comer y podrá elegir entre distintos productos. Si trabaja, si «le echa pichón», podrá satisfacer sus necesidades básicas en otro país. Eso es seguro.

|Conoce más sobre los Servicios Energéticos que ofrezco|

Después de no mucho tiempo, uno se acostumbra a eso tan básico, pero que en Venezuela se ha convertido en la gran falta de cada día. Nos acostumbramos a ir al mercado lleno de productos, a la seguridad, a los precios estables y toda la tranquilidad que se respira. A lo único que no podemos acostumbrarnos es al vacío que queda por no estar en nuestra madre tierra, junto a la familia que está allá o que quizás está regada por otros países. 

La tristeza de no estar con nuestros padres, hijos, hermanos, abuelos, tíos, primos, amigos, o hasta la mascota, queda ahí en el pecho. Cada día va creciendo tanto, que dejamos de comprender por qué hicimos esto. ¿Por qué emigramos?

Nuestro primer gran objetivo ya fue cumplido, ¿qué queda ahora? ¿Solo el vacío de lo que dejamos, más la obligación de adaptarnos a un país donde ni documentos tenemos? He pensado tanto sobre mis razones de estar aquí, he pensado tanto en lo mucho que sacrifiqué, que no puedo evitar cuestionarme si lo único que he andado buscando es un país donde pueda tener para vivir bien y ya. ¿Qué es lo que me motiva ahora a levantarme todos los días? ¿Qué te motiva a ti? ¿O solo hacemos esto porque sabemos que el sueldo aquí sí alcanza? ¿Cuál es tu meta? ¿O emigraste para seguir subsistiendo, solo que en un entorno con condiciones diferentes?

Aeropuerto de Caracas Venezuela

Lo pienso y lo pienso. Y además recuerdo la mirada triste de mi papá al dejarme en el aeropuerto, y sé que ese gran sacrificio no puede ser solo por vivir en un país con mejores condiciones. Sé que debo ir tras mis metas y sueños. Mi propósito debe ser más grande que el entorno donde estoy. Yo debo ser más grande que los obstáculos, y debo hacer que todo esto de emigrar, valga la pena.

Muchos desistimos de nuestros sueños estando en Venezuela, porque sentíamos que no podíamos cumplirlos, pero ya estamos en otro país. ¿Qué es lo que nos detiene ahora? ¿Cuál es tu excusa? Yo comprendí que la mía era que tenía mucho miedo a mostrarme como soy, con todas mis filosofías, locuras y experiencias de vida. ¿Cuál es tu miedo? Y sé que emigrar requiere de todo un proceso de adaptación que toma tiempo, pero eso no significa que debas dejar tus sueños a un lado otra vez.

¿Tienes sueños? ¿Tienes metas? ¿Emigraste por algo más grande que la situación país? Entonces no hagas todo eso a un lado, con la excusa de que eres emigrante.

Toma en cuenta que siempre vas a estar en un entorno con ciertos obstáculos, siempre va a haber dificultades, pero por eso no debes rendirte. Tu vida no puede basarse en pagar cuentas y ya. Hay mucho más aparte de eso, y lo sabes. Viniste con talentos que puedes pulir para ponerlos al servicio del mundo, y te aseguro que te sentirás mucho más motivado y feliz si sigues ese camino. Siempre extrañaremos lo valioso que dejamos atrás, pero la motivación de ir tras nuestras metas, hace que tanto sacrificio valga la pena. Además, hará que te sientas vivo.

Tu única razón para emigrar no puede ser huir de un gobierno corrupto que ha llevado a un hermoso país a la quiebra. Tu única razón no puede ser huir, punto. Si lo haces solo por eso, te llenarás de rabia, frustración, comenzarás a culpar y condenar aquello de lo que huyes, y odiarás todo, hasta al país al que emigraste. Cuando te des cuenta, tendrás comida de sobra, pero igual no serás feliz.

Un propósito de vida, proyectos, metas y sueños, te mantendrán conectado con la vida, una emocionante y próspera. No sigas dejando todo eso a un lado con excusas sobre un entorno que no puedes controlar, sea Venezuela u otro país.

Así que, si estás leyendo esto, es tiempo de que desempolves tus sueños y comiences a plantearte objetivos reales para cumplirlos. Sí, eres emigrante y valiente, muy valiente. Y es esa misma valentía la que te dará fuerzas para alcanzar todo lo que te propones. Si no sabes cómo comenzar, aquí te dejo una hoja de apoyo que te ayudará a aclarar tus objetivos. La idea idea es comenzar con pasos pequeños, pero comenzar al fin!!

¡En serio, la vida es mucho más que pagar cuentas! Tienes sueños (todos los tenemos), así que tómalos con fuerza y materialízalos.


Tú lo vales
Francis Nazar


Más Artículos


 

 

Sin comentarios

  1. Milangely Velasquez dice:

    Excelente artículo, me encantó.. Es maravilloso, me hizo realizar una autoevaluación y saber si estaba en pro de mis sueños y si es así, debemos hacer lo que nos apasiona para ser felices..
    Excelente Srt. Francis

  2. […] La Filosofía del Emigrante: ¿para qué me fui a otro país? […]

  3. […] La Filosofía del Emigrante: ¿para qué me fui a otro país? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *