Honrar a Papá y a Mamá… ¿Cómo se logra realmente?

Honrar a Papá y a Mamá… ¿Cómo se logra realmente?

febrero 6, 2018 Autoayuda 6

Toda persona tiene a un papá y una mamá sanguíneo, es decir, aquellos que le dieron la vida y, muy independiente de cómo sea la relación con ellos dos, es un lazo que no puede romperse. Nuestros padres siempre serán aquellos que nos permitieron venir a este mundo de evolución y aprendizaje. Somos 50% papá y 50% mamá, y eso jamás podremos cambiarlo, así algunos mantengan una relación muy dañina. La realidad es que, exactamente por ese lazo tan inmenso y poderoso que tenemos con nuestros padres, no podemos permitirnos llenar nuestro cuerpo de emociones negativas hacia ellos. Todo lo contrario, debemos aprender a honrarlos, pero ¿qué significa realmente honrar a papá y a mamá? Y lo más difícil de todo: ¿cómo podemos lograrlo?


Honrar a nuestros padres - Bert HellingerEso de «honrar a papá y a mamá» muchos lo hemos escuchado desde pequeños, ya que hasta la biblia lo dice, pero no llegamos a comprender de qué se trata, así nos lo repitan una y otra vez. La verdad es que pensamos que honrar a mamá y a papá es amarlos, quizás no faltarles el respeto y seguir sus reglas, pero no, no se trata de eso. Honrar requiere de una mirada mucho más profunda.

Aquellos que, como yo, tenemos unos padres que siempre estuvieron a nuestro cuidado, hemos vivido momentos donde los enfrentamos, juzgamos y, en cierta forma, creemos que podemos hacerlo mejor que ellos. Siempre podemos tener algo que reclamarles o, simplemente, habrá alguna falla cometida por ellos que no podemos dejar pasar como si nada. Al final, crecemos y nos convertimos en adultos independientes, pero, de igual forma, la herida sigue ahí.

Mucho más difícil es para aquellos que fueron abandonados al nacer, maltratados física o psicológicamente, o que de pequeños nunca recibieron la atención emocional que necesitaban de sus padres. Estamos hablando de la primera fuente de vida, nutrición y amor de una persona, así que, cuando los padres no están presentes de alguna forma u otra, el niño queda con un vacío que, en la edad adulta, busca llenar con relaciones de parejas tóxicas.

Cuando esto sucede, cuando hay muchos reclamos     conscientes o inconscientes     hacia los padres, eso de «honrar» cuesta mucho. He escuchado personas decirme: «Sí, yo amo a mi mamá, así que la honro, pero es que ella fue…«, y en ese momento comienzan con una lista interminable de fallas y quejas. Como dije, creemos que honrar es amar, y pensamos que, como son nuestros padres, obviamente los amamos     aunque existen aquellos con tanto resentimiento hacia sus padres, que admiten no quererlos ni siquiera un poco. Esos casos son mucho más complicados    . Pero, aún cuando los amamos, todavía falta ir más allá.

La realidad es que honrar no se basa en el amor, se basa en la aceptación. Cuando una persona dice: «Papá, te honro. Mamá, te honro«, debe bajar la cabeza ante ellos con humildad, sabiendo que es el más pequeño de la relación y que sus padres son los más grandes. Cuando lo dice, debe sentir que los acepta completamente, con sus aciertos y errores, y debe tomar cada lección que esas personas, como sus padres, le han permitido aprender. Quizás, muchas veces, de las formas más duras, pero esa fue la familia que eligió para su evolución en este mundo físico.

Para poder tomar a nuestros padres como aquellos seres perfectos para nosotros y que, aún con sus errores, nos están abriendo el camino hacia nuestra evolución, debemos honrarlos, es decir, debemos aceptarlos exactamente como son… ¿Es sencillo? No, obviamente no lo es.

No es fácil porque es una relación fundamental para nosotros en todo lo que se refiere a nuestra forma de nutrirnos emocionalmente. Honrarlos requiere de trabajo interno porque siempre hay heridas que sanar. Así hayan sido unos buenos padres, siempre hay algo por ahí que nos duele o que no nos gusta de ellos, así que los juzgamos hasta más no poder. Y, cuando hay juicio, no hay aceptación, por lo tanto, honrar de corazón se vuelve imposible.

honrar a nuestros padres - Bert Hellinger

Debes asumir que llevas dentro de ti quejas y reclamos hacia tus padres, lo que, poco a poco, va abriendo heridas más grandes, así papá o mamá hayan fallecido. Es sumamente importante que hagas un trabajo de sanación y reconocimiento hacia ellos, porque de eso dependerá la fuerza que tengas para asumir tu lugar en este mundo. Tus padres te dieron la vida y, energéticamente hablando, están detrás de ti, impulsándote para que sigas tu destino y tengas una vida exitosa.

Ellos son tu fuerza, así hayan fallecido, nunca los hayas conocido o estés peleado con ellos. Recuerda, ese lazo no lo rompe nada ni nadie, y es una energía que sí, puede impulsarte, pero también puede retenerte. Todo dependerá de lo que tú decidas hacer. Ya eres un adulto, así que ya no depende del cuidado de ellos, sino de la propia atención que te brindes a ti mismo. Eres tú quien toma la fuerza que ellos te dan, honrándolos, es decir, aceptándolos exactamente como son. O, en cambio, eres tú quien decide retenerte al juzgarlos, creerte superior o, simplemente, ocupando el lugar de ellos.

¿Te consideras el papá o la mamá de alguno de tus padres? Si la respuesta es sí, estás ocupando un lugar que no te corresponde. Uno que no te permite verlos a ellos como esos seres que son más grandes que tú. En esa posición, jamás podrás seguir tu destino, sino que estarás atado al de ellos. (Agrego, casi que en letras pequeñas como quien no quiere la cosa: esto te impide tener una relación de pareja estable)

honrar a nuestros padres - bert hellingerLa realidad es que este tema es tan profundo que daría para escribir un libro completo, pero es importante que comiences a sanar la relación con tus padres. Ese es mi mensaje con este artículo. No puedes pasar la vida sintiendo que los odias, o guardando reclamos y quejas hacia tu mamá o tu papá. Debes tomarte el tiempo de sanar todo eso, por tu propio bien. Y no, no es fácil. Se puede decir que, de todo el trabajo de sanación que hagas, este será el que te tome más tiempo, pero también es el que va a impactar más en cada área de tu vida. Todo, absolutamente todo, cambia para positivo cuando honras a tus padres.

Cualquier herida que tengas, por muy mínima que pueda parecer, permítete soltarla. Libérate de todo eso y toma a tus padres exactamente como son, con sus imperfecciones y aciertos. Si te cuesta mucho o no sabes por donde comenzar, aquí te dejo algunas recomendaciones y ejercicios para que los pongas en práctica:

  • Las Cartas del Perdón son muy positivas en estos casos, aún cuando Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares, y quien ha profundizado más sobre este tema, dice que no deberíamos perdonar porque nos pone por encima del otro. Es decir, el ego es quien perdona realmente. Pero, de igual forma, esta herramienta es buenísima para sacar todas esas emociones negativas que puedas tener hacia tus padres, independientemente de que uses o no la palabra «perdón» en la carta. Si no sabes cómo hacerla, en este artículo, explico bien cómo.
  • Hablando de las Constelaciones Familiares, es una excelente terapia para que trabajes la relación con tus padres y todo tu sistema familiar. Es bastante rápida     con una sesión basta     y muy efectiva. Pero, recuerda, ninguna terapia hace milagros si tú estás negado a hacer tu parte. Al final, el trabajo de sanación es tuyo.
  • Si es posible, investiga tanto como puedes de la infancia de tus padres. ¿Cómo fue su relación con tus abuelos? ¿Fueron maltratados física o verbalmente? ¿Tuvieron una infancia feliz o, por el contrario, fue traumática? Conocer la historia de ellos te permitirá comprender su personalidad, acciones y hasta los defectos que tienen. Podrás mirarlos con mayor compasión, como aquél ser herido que no sabe dar amor de otra forma. En ese momento, cuando sientes compasión, es más fácil dejar de juzgar.
  • Y ya que llegamos nuevamente al tema del juicio: detente ya. No, no es fácil y seguramente va a requerir que hagas todo lo que ya mencioné más otra cantidad de terapias, pero, cuando dejamos de juzgar a nuestros padres, hemos hecho gran parte del trabajo. No sucederá de un día para otro, porque, de por sí, nos encanta juzgar a todo el mundo, pero la idea es que te atrapes en esos momentos donde los estás juzgando y te detengas. Luego, intenta buscar una manera de comprenderlos por sus acciones o, simplemente, asume el hecho de que ellos no están para hacer las cosas como tú quieres.
  • Es importante que te desprendas de la actitud del niño exigente cuando ya eres un adulto. De pequeño, estuvo bien llorar por la comida o por la atención, pero de adulto ya no. Querer que tus padres sean o actúen según tus necesidades o exigencias, es infantil, por lo tanto, es imposible que ellos te complazcan porque ya creciste.
  • Además de esos puntos, puedes poner en práctica esta visualización que creé para trabajar la relación con tu niño interno y la de tus padres. 

Estos apenas son algunos ejercicios y recomendaciones, pero, como ya dije, este tema da para un libro entero. Lo importante es que te des el permiso de comenzar un proceso de sanación que, aún cuando toma mucho tiempo, te cambiará la vida para una mucho mejor.

Una vez alguien me dijo que el trabajo de sanación con mamá duraba la vida entera. No sé si sea cierto, no sé si con papá sea de la misma forma. Lo único que sé es que honrarlos siempre será lo mejor que yo pueda hacer. Aprender de ellos, en vez de juzgarlos tanto, es la llave que nos abre las puertas hacia el éxito.

Papá, Mamá, los honro y los tomo en mi corazón. Son perfectos para mí.


Tú lo vales
Francis Nazar


Más Artículos:


 

 

6 comentarios

  1. Sin palabras, así me ha dejado el texto. Gracias por compartir este contenido tan importante y que muchos olvidamos.

  2. Yoha dice:

    Siempre juzgue la vida de mis padres pensando que no fue la correcta y hasta juzgue el hecho de que me hayan traído al mundo, a mi mamá la odiaba y vivía metiéndome en la relación que llevaba con mi papá… Todo esto terminó cuando enfermé y a través de una constelación fluvial entendí que estaba mal todo lo que estaba haciendo y claro que es un trabajo fuerte largo y complicado pero no imposible… Feliz día

    • Hola Yoha… La realidad es que todos juzgamos a nuestros padres de una forma u otra. Lo importante es darnos cuenta y comenzar a hacer el trabajo de sanación. Qué bueno que ya estás en ese proceso. Siempre lo más difícil es ser conscientes, así que ya has avanzado más de lo que crees. Un abrazo y gracias por leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *