Metas Claras – ¿Qué quieres Materializar para el 2020?

Metas Claras – ¿Qué quieres Materializar para el 2020?

noviembre 18, 2019 Coaching 1

Es impresionante lo rápido que se fue el 2019, pero es cierto, y ya nos toca fijar un poco la atención en esas metas que queremos alcanzar para el 2020, así sea para los primeros meses del año. Debo admitir que esto es algo que no hacía nunca, pero le di el chance de ponerlo a prueba y la diferencia ha sido grandísima. Organizarnos, establecernos metas con objetivos claros y comprometernos en cumplirlos, hace toda la diferencia entre hacer realidad o no eso que nos proponemos. Se trata de bajar a la tierra eso que deseas materializar, y comenzar a hacer algo al respecto, sabiendo que está en tu poder hacer de tu vida eso que quieres. Entonces pregúntate: «¿Qué quiero materializar en el 2020?», y además puedes hacerte algunas preguntitas más que te dejo en este artículo.


Agenda para el 2020 - Metas

Considero que, como humanos llenos de capacidades, talentos y sueños, todos tenemos ese deseo ferviente de hacer algo con nuestra vida, de lograr alguna meta importante o de, simplemente, ir avanzando hacia eso que ambicionamos. Sé bien que cada quien desea cosas muy distintas, y que nuestra perspectiva de vida no es la misma, pero todos tenemos ese fuego por dentro que debemos reconocer y activar, el cual nos impulsa a crear y darle vida a nuestras ideas. El detalle es que muchas veces, aunque sabemos lo que nos gustaría alcanzar, no nos proponemos metas claras que nos lleven a ese punto de realización.

¿Por qué sucede esto? Pues por muchas razones, a decir verdad. La principal podría ser que no nos creemos capaces y, por tal razón, no nos proponemos en serio eso que deseamos materializar. También puede ser porque nos autosaboteamos, quedándonos en la zona cómoda de lo conocido, en vez de atrevernos a asumir el riesgo de cumplir con nuestras metas. Así mismo importan mucho las creencias que tenemos, y qué tanto estas nos impulsan o nos limitan a alcanzar el éxito en cualquier área de nuestra vida.

En fin, son muchas las razones y eso podría hablarlo en otro artículo, pero en este momento lo importante es que reconozcas que ya es el momento de ir por eso que deseas (y hasta astrológicamente los tránsitos nos están apoyando en esto). ¿Cómo puedes reconocerlo?, pues planteándote objetivos claros para el año que viene que te permitan lograr eso que está pasando por tu mente en este momento.

Para apoyarte en este proceso, te dejo cuatro preguntas que, al responderlas, te brindarán mucha más claridad en la materialización de tus metas. Lo principal es que te preguntes qué es eso que deseas lograr para los primeros meses del 2020. Puede que vengan a ti muchas ideas, o que, lo que deseas materializar, sea un proceso que requiera de mucho más tiempo, pero puedes plantearte tener ya algunos resultados para esa etapa del año. De momento, procura tomar una sola idea o meta para comenzar, y ya luego puedes ir desglosando las otras también (en caso de que quieras varias cosas).

Y algo muy importante, ¡escríbelo! De nada sirve que respondas a estas preguntas en tu mente, sin «mirarlas» en verdad, porque entonces sigue quedando como una fantasía que parece no cumplirse nunca. Entonces escribe tu meta y sé tan detallista como puedas, para que así sepas bien cuándo cumpliste con lo que te propusiste, ya que te lo estableciste con números y detalles claros.

Metas 2020

Entonces, luego de que elijas una meta para los primeros meses del 2020 y la tengas escrita tan claro como puedas, responde a las siguientes 4 preguntas:

1- Eso que deseas, ¿es posible de traer a la realidad, sí o no?

Te explico: muchas veces podemos plantearnos metas que no son nada realistas o que no están enfocadas en nuestra situación presente y las herramientas que poseemos. Sí, creo completamente que podemos lograr todo lo que soñamos, pero también debemos enfocarnos en esa realidad que, aunque no siempre nos gusta, es la que existe. En nuestra mente todo es posible, pero, cuando comparamos lo que está en nuestra mente con nuestra realidad, la situación puede ser muy diferente.

¿Esto significa que es imposible? ¡Claro que no!, a menos que te estés planteando metas que están fuera de tu control y poder. Por ejemplo, yo podría plantearme como meta: «deseo cambiar la mentalidad de todos los humanos a una más positiva». Puede que ese deseo sea muy bonito, pero realmente no es posible porque no podemos cambiar la mente de otros y mucho menos la de TODAS las personas. Si intento plantearme eso como una meta, terminaría muy frustrad@ al ver que no se hace realidad nunca. Ahora, sí puedo ser un poco más realista y decir: «Deseo ofrecer al mundo información que apoye a esos que desean hacer cambios positivos en su vida». Ya esa es una meta muy diferente, y totalmente realizable porque es algo que SÍ PUEDO LOGRAR.

También es importante que te establezcas metas que sean razonables según tus recursos: tiempo, dinero y capital humano. Es decir, si te planteas una meta muy grande y además quieres lograrla en unos pocos meses, con poco capital y sin apoyo de otras personas, volverás a caer en la misma frustración de «no se hizo realidad», pero fue simplemente porque, desde un principio, no fuiste realista.

Así que, cuando detalles eso que deseas, pregúntate si tienes las herramientas suficientes para lograrlo en el tiempo que te planteaste, o si puedes estructurarlo en objetivos más pequeños, pero que sean mucho más posible de materializar según tus recursos. ¡Eso sí!, cuidado con apostar por cosas muy pequeñas más por miedo a fallar, que por ser realista. Si te está costando saber, en este punto, si estás siendo realista o miedos@, puedes mostrarle tu plan a alguien en quien confíes, y pedirle su opinión.

Metas 2020

2- Si tu meta es realizable, entonces ¿qué te impulsa a ir por eso que deseas?

¿Qué te motiva? ¿Qué hace que todos los días te levantes con ganas de hacer algo, por más pequeñito que sea, que te lleve a materializar eso que deseas? ¿Qué pensamiento o emoción hace que tus miedos se sientan mínimos al lado de tu motivación y tu pasión? Eso sí, ese pensamiento que te motiva debe ser positivo, para que realmente te llene de energía, y no te drene.

Muchas veces nuestra motivación a lograr alguna meta es el miedo a quedarnos sin dinero, o porque otras personas nos dicen que eso es lo que «deberíamos» hacer con nuestra vida, o simplemente para cumplir con alguna responsabilidad externa más que con lo que realmente queremos hacer. Ese tipo de pensamientos, más que motivarte, lo que hacen es drenar tu energía, hasta que terminas detestando cada paso que das hacia la meta que te planteaste. ¡Cuando realmente deberías AMAR cada paso! Al final, lo que termina importando es el camino que recorres, más que la meta misma.

Entonces, plantéate qué es eso que te motiva, pero que este pensamiento sea lo más positivo y buena vibra posible. En este artículo hablo mucho más a profundidad de este tema porque es sumamente importante.

Objetivos para el 2020

3- Ya sabes lo que te motiva, ahora ¿por dónde puedes comenzar?

Es aquí donde el verdadero trabajo comienza, porque es cuando te planteas objetivos (también realistas) que te van llevando, paso a paso, a cumplir esa meta que te planteaste. Por ejemplo: si lo que deseas para el año que viene es comprarte tu propia casa, entonces ¿cuáles objetivos puedes establecerte? Desde comenzar a averiguar valores de casas en las zonas que más te gusten y preguntar por posibilidades de créditos bancarios, hasta hacer cambios en tu rutina de vida que te apoyen en el cumplimiento de esa meta.

Y esa última parte parece tonta, pero es FUNDAMENTAL. ¿Por qué?, porque a veces podemos tener el camino abierto para lograr nuestras metas, pero es nuestro estilo de vida lo que no nos apoya. Para mí, darme cuenta de esto ha sido muy importante.

Desde pequeña siempre me costó mucho dormirme temprano y, así mismo, levantarme temprano. Ahora como adulta, emprendedora e independiente, esa rutina de sueño tan descontrolada (de dormirme a las 4:00 am y luego despertarme súper tarde), no me estaba sirviendo de nada. Me sentía agotada, no podía crear un orden sano en mi vida y toda mi creatividad se apagaba.

Entendí que mi objetivo principal, más que publicar X cantidad de artículos o posts en la redes, era comenzar a dormir mejor y a horas más sanas, para así poder levantarme temprano y con energía para cumplir con mis otros objetivos. Entonces, muchas veces el cumplimiento de una meta externa, inicia con hacer cambios en tu rutina de vida, y esos cambios también debes planteártelos como objetivos con prioridad y fecha límite.

Y que no te de miedo ser tan específico en este punto como quieras y puedas. Al final, es una guía que puedes ir adaptando en el camino, pero ¡eso sí! comienza por cumplirte. El compromiso con nosotros mismos es fundamental.

Cadena - Limitaciones

4- ¿Cuál creencia, actitud o patrón de conducta podría limitarte?

Esta última pregunta tiene que ver con lo que mencionaba en el punto anterior de hacer cambios de rutina que te apoyen en el cumplimiento de tus objetivos, pero ahora tienes que ir mucho más allá y también preguntarte si hay alguna creencia negativa que te limita y hace que te sabotees.

Por ejemplo: cuando yo inicié con mi emprendimiento, tenía esta creencia de que lo que hacía «no era un trabajo serio que podía darme suficiente dinero». ¿Por qué creía eso?, bueno por la forma en la que fui criada y por repetirme, una y otra vez, ideales que eran de otros. Para mí, mi estilo de vida (y, así mismo, mi trabajo) debía cumplir con cierta estructura ortodoxa, pero que era «la aceptable», ya fuera por mi familia o por la sociedad.

Reconocer este pensamiento fue el primer paso fundamental para poder comenzar a trabajarlo conscientemente, dándome cuenta que esa era una idea de otros, pero que no tenía por qué ser la mía, y que yo podía tener mi propio estilo de vida, trabajo y metas sin sentirme mal por eso. Se ha tratado mucho de permitirme ser quien soy, y materializar mi propósito, así otros no lo comprendan.

La idea es que te cuestiones esas ideas que podrían limitarte, tan generales como que la vida es difícil, o que es imposible ser exitos@ bajo cierta circunstancia de vida, o que no eres capaz de lograr lo que te propones.

Date el tiempo de analizarte, y si no puedes hacer esto sol@, entonces puedes contactarme y con mucho gusto te puedo apoyar en este punto, para que así tengas claridad de cuáles son tus limitantes mentales, y así comiences a trabajarlas para no sabotear la materialización de tus metas.

Recuerda que lo que piensas en lo que creas, y si tu mente está llena de «no se puede», entonces no vas a poder. Así mismo, cambiando tus pensamientos, se te hará mucho más sencillo hacer cambios en tu actitud y tu rutina de vida, todo con el grandioso objetivo de abrirte paso hacia el cumplimiento de tus metas.

Entonces, date unos minutos de este mes de noviembre para responder estas preguntas, y luego comienza a cumplir con los objetivos que te plantees. El 2020 es un año para organizar nuestros sueños, así que no lo dejes para después.

Tú lo vales
Francis D. Nazar


Más Artículos:


 

Una respuesta

  1. […] eso que deseamos con todas nuestras fuerzas. Por eso mismo, el lunes publiqué un artículo para que logres enfocarte en eso que deseas materializar en el 2020, porque este es el mejor momento para comenzar a avanzar responsablemente hacia esas […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *