La Filosofía del Emigrante: mismo idioma, otros significados

La Filosofía del Emigrante: mismo idioma, otros significados

noviembre 16, 2017 Reflexión 0

La vida de emigrante la he encontrado interesante. Cuando todavía estamos en nuestro país, haciendo planes para irnos, uno intenta imaginarse cómo será la vida en otra frontera. Personalmente, no importa cuan fantasiosa yo pueda ser, la verdad es que mi imaginación se quedó corta. Vivir en otro país, uno muy diferente al mío, es algo que no podía saber cómo sería, sino hasta el momento en que llegué aquí. No importa la buena imaginación que tenga, era necesario experimentarlo para comprenderlo.


Mirar a todos lados y ver a toda aquella gente diferente a mí y mi país: su complexión física, su acento, sus costumbres y comidas… Todo. Igual seguimos siendo humanos que formamos parte del mismo mundo, pero es interesante conocer aquellas cosas que los definen como pueblo.

A veces me río de ciertas palabras chilenas (debo admitir), o termino diciendo algo que para ellos significa una cosa totalmente diferente. Aún cuando hablamos el mismo idioma, podemos llegar a confundirnos uno con otros.

Palabra venezolana - Venezuela - Naguará

Naguará de bien!!

Por ejemplo: El otro día iba con mi mamá en el Micro (Autobus), y yo iba viendo por el GPS dónde debíamos bajarnos porque todavía no conozco bien las calles. El micro iba muy rápido, así que de repente vi que estábamos muy cerca de la parada. Le dije a mi mamá:

     Toca el pito, toca el pito.      Mi mamá se paró rápido y tocó el botón, pero este no servía y sin ese «pito» el conductor no se detiene en la parada.

Estábamos cada vez más cerca, así que le dije a mi mamá:

     Rápido, allá está otro botón. Toca el pito.      Mientras tanto, yo estaba recogiendo el montón de bolsos que llevábamos.

Mi mamá hizo sonar el timbre, y a los segundos se detuvo el bus en la parada. Cuando nos bajamos, mi mamá riendo me dijo:

     ¿Recuerdas que tu hermano nos dijo que, aquí en Chile, le dicen «pito» al pene?      Yo me eché a reír ahí mismo, y le dije:

     No, de pana que no me acordaba. Los chilenos que estaban cerca se habrán quedado tipo: «¿que la señora toque qué?!!

|Conoce más sobre los Servicios Energéticos que ofrezco|

Palabras chilenas - Chile

Todavía me faltan muchas palabras por aprender por lo que veo xD

Las dos nos reímos mucho, y es que es toda una experiencia hasta el simple hecho de interactuar con alguien de otro país. Quizás porque en Venezuela no se ven tantos extranjeros, en cambio aquí en Chile uno conoce gente de todos lados. Como los señores ecuatorianos que me alquilaron un habitación en su casa, o el taxista colombiano que dijo mil veces «hijo e’ puta» con ese acento sabroso que tienen, o el haitiano que se quedó extrañado cuando le dije «cola» en vez de «fila» (Sí, otra confusión con una parte íntima del cuerpo. Después llegó otro venezolano y dijo «cola» también, así que nosotros no entendemos 😀 )

En fin, es una bendición estar aquí y para todos debería serlo. Es difícil emigrar, claro que sí!!!, pero sigue siendo una bendición poder conocer, aprender y observar todo eso que nos rodea que es tan nuevo y diferente. ¿No sientes tu mirada expandirse? Créeme, eso es vida!! Y siempre, siempre, será una bendición.

PD: admito que «El Choclo» no se me hace tan provocativo como «El Maíz» jajajaja


Tú lo vales
Francis Nazar


Más Artículos


 

 

Sin comentarios

  1. […] La Filosofía del Emigrante: mismo idioma, otros significados […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *