Transformar tu vida: lo que siempre necesitarás para lograrlo

Transformar tu vida: lo que siempre necesitarás para lograrlo

mayo 15, 2018 Autoayuda 4

El mundo sí que ha cambiado y la sociedad misma también. Quizás no tanto como quisiéramos, pero la apertura que ha habido al mundo espiritual y de sanación, siempre se agradece. Ahora hay más personas tomando consciencia de sus acciones, sanando su pasado y empoderándose como seres (hombres o mujeres) lleno de talentos y capacidades. Vemos que las personas están buscando cada vez más algún camino que les brinde la posibilidad de vivir una vida mejor, y todo eso es realmente maravilloso. Sí, muchas personas tienen el deseo de cambiar sus vidas a una más positiva, pero siempre se encuentran con aquella duda de «¿cómo lo hago? ¿Por dónde comienzo? ¿Qué necesito para lograrlo?«. En mi humilde punto de vista, la respuesta siempre es la misma, aunque el camino de sanación de cada persona sea distinto al de otra.


transformaciónEs importante tomar en cuenta desde un principio, que el proceso de sanación de cada persona es su propio viaje, el cual puede tomar tanto tiempo como requiera. La realidad es que nunca se sabe cuándo va a terminar, y quizás nunca lo haga, ya que estamos en una mundo de constante aprendizaje y sanación. Pero siempre veo que lo más difícil es comenzar. A mí misma me sucedió esa forma. Atrevernos a dar el paso para transformar nuestra vida y, además, creer que sí vamos a lograrlo, es uno de los primeros obstáculos que se nos puede presentar en este gran proceso.

Hay muchas personas que vienen a mí por mis consultas y lo primero que me dicen es: «Estoy cansando de esta situación y quiero cambiarla ya». Es ahí cuando los detengo, haciéndoles ver que del apuro solo queda el cansancio. Querer ver nuestro proceso de sanación como alguna falla mecánica que hay que arreglar para después continuar como si nada, es un gran error que, poco a poco, nos va llevando a frustrarnos.

Es como aquella persona que quiere perder 30kg es un mes: luego de intentar las vías sanas de lograrlo y notar de no alcanza el resultado tan rápido, termina eligiendo vías «fáciles», pero menos efectivas a largo plazo. La frustración lleva a la persona a buscar esas vías de escape que requieren menor esfuerzo. El tema es que, con la sanación emocional, no hay vías rápidas que funcionen.

Entonces, sabiendo que cada proceso es único y que, además, de nada sirve querer acelerarlo, ¿qué requiero para iniciar y mantenerme, aún cuando hayan veces que dude de mí mismo y de todo lo que estoy haciendo? ¿Cómo me mantengo en un proceso de sanación que sí, va a cambiar mi vida, pero no sé si pueda lograrlo? ¿Cómo continúo después de fallar? Como aquél alcohólico que se jura no beber más nunca y, después de algunos meses de abstinencia, vuelve a caer. ¿Cómo continúa esa persona si, además se da cuenta, que posee una gran sombra que siempre estará deseando que falle?

La respuesta es tan simple que parecerá tonta o trillada, y es La Autocompasión. Sí, lo que llamamos amor propio, no es más que nuestra capacidad de ser compasivos con nosotros mismos. Tan compasivos que nos perdonamos todos los errores que hemos cometido, nos impulsamos a continuar después de haber fallado y aprendemos a cuidarnos, no solo físicamente, sino mental y emocionalmente también.

Vinimos a una vida llena de lecciones y, como todos sabemos, no somos perfectos, pero hay quienes se siguen esforzando en la inútil tarea de alcanzar la perfección. La verdad es que de eso no se trata sanar o transformar tu vida. Se trata de aprender a amarte tanto que, cuando lleguen las situaciones difíciles, vas a saber darte ese apoyo que tanto necesitas. Porque la posibilidad de aprender siempre estará ahí, pero podrás lograrlo sólo si te guías a ti mismo en ese proceso. Y no es guiarte con regaños o juicio, es guiarte con amor y comprensión de que eres una persona vulnerable, que a veces puede caer en patrones dolorosos, pero también eres fuerte para levantarte y continuar.

Sin autocompasión, jamás podrás continuar por un camino de sanación y transformación. Yo creo firmemente que las persona sí son capaces de cambiar su vida para una mejor, pero el detalle es que no todo el mundo es capaz de iniciar y mantenerse en ese gran proceso, el cual está diseñado para ponernos a prueba siempre que puede.

Pero debes tener en cuenta que la autocompasión NO se trata de sentir lástima por ti o de actuar como la víctima de la historia. Obviamente ninguna de esas actitudes te llevarán a una verdadera transformación, sino en seguirte saboteando una y otra vez. La autocompasión se basa en admitir que, como humano que eres, hay cosas en ti que debes mejorar, pero te permites hacerlo tratándote con amor y paciencia, no con críticas o insultos.

Cuando trabajamos en nuestro amor propio, en esa voz dulce que nos repite en nuestra cabeza: «Vamos, tú puedes. Yo te amo y sé que lo haces lo mejor posible«. Cuando alimentamos nuestra Luz en vez de nuestra sombra, vamos notando cómo es más sencillo afrontar situaciones que, desde la rabia y dureza hacia nosotros, nos destruiría con un simple soplido.

Y quizás te cueste creerlo, a mí me tomó práctica. Algo así como ensayo y error. La verdad es que, después de vivir una situación muy dura en mi vida, comprendí que, si en ese momento hubiese seguido siendo la misma persona dramática y sin el más mínimo amor propio que era hace unos 8 años atrás, jamás habría podido superar lo que no hace mucho me tocó vivir. Hay veces que me siento estresada o asustada, como la humana que soy, y simplemente opto por abrazarme y decirme palabras dulces. Me digo: «tranquila, Francis, todo está bien. Eres tan maravillosa que sé que conseguirás la forma de alcanzar tus metas. Te amo»

autocompasión - amor propioPara mí, la autocompasión llena de amor propio, es una herramienta indispensable, una que nunca dejo de utilizar. Ser compasivos con nosotros y amarnos cada día más, nos abre las puertas al auto perdón, lo cual es necesario en cualquier proceso de sanación, sobre todo en esos donde hay muchas vivencias dolorosas que nos llenan de rabia y odio.

Recuerda que aprender a ser suave contigo, te sanará hasta físicamente. Cuando nos enfermamos, sobre todo de algo muy doloroso físicamente, es cuando más debemos aprender a ser amables, dulces, compasivos y amorosos con nosotros.

Así que no importa qué edad tengas, no importa si llevas tiempo en terapia, si nunca has hecho algún trabajo para sanar o si, en cambio, llevas años en este mundo. Siempre trátate como esa persona hermosa que eres, la cual requiere cariño y palabras de aliento. No esperes a que otros vengan a dártelas, llenando un vacío que sólo tú puedes llenar. Empieza por amarte y, como simple magia, aparecerán personas amorosas en tu vida. Dale a tu cuerpo el cuidado que requiere y deja el auto juicio a un lado. Como te dije: ¡No eres perfecto! y eso es genial porque, si lo fueras, la vida se te haría realmente aburrida.

Entonces, ¿quieres confiar en el hecho de que sí puedes cambiar tu vida? Bien, comienza a amarte y, con paciencia, verás el cambio.


Tú lo vales
Francis Nazar


Más Artículos:


 

 

4 comentarios

  1. […] Transformar tu vida: lo que siempre necesitarás para lograrlo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *